La neuralgia postherpética es una de las complicaciones que puede experimentar después del herpes. El herpes zóster es una complicación que se experimenta después de ser contagiado con el virus de la varicela. La neuralgia postherpética causará que las fibras nerviosas en su piel hagan sienta como si estuviera en llamas. Esta dolorosa sensación de ardor continúa mucho después de que la erupción y las ampollas reales asociadas con el herpes zóster se hayan desvanecido.

Mientras mayor sea, mas altas son sus posibilidades de desarrollar neuralgia postherpética. No hay cura. Algunos tratamientos pueden minimizar los síntomas que usted siente y para algunas personas el dolor mejorará con el tiempo.

Por supuesto, una explicación clínica de la neuralgia postherpética hace poco para describir el dolor y la frustración que usted siente. Muchos pacientes de neuralgia postherpética describen el dolor que sienten como si se cortara la presión sanguínea en toda el área afectada. Para muchas personas en brazos o su pecho. Dicen que la zona se siente como una braza en una fogata. Cuando usted mira una braza en una fogata  usted ve el cambio de color a medida que el calor en un área se intensifica. Ese es el mismo dolor que sufren las personas con neuralgia postherpética. Se siente como cenizas calientes dentro del cuerpo quemándolo desde adentro hacia afuera.

Síntomas de la Neuralgia Postherpética

Como probablemente habrá notado los síntomas de la neuralgia postherpética generalmente se mantienen dentro del área donde se desarrolló la erupción cutánea. Puede haber un área alrededor de su tronco o costado del cuerpo que esté más afectado que el otro. Desafortunadamente, la neuralgia postherpética es común para las personas que han tenido herpes en la cara. Otros signos de neuralgia postherpética pueden incluir:

  • Un dolor intenso que dura más de tres meses. La erupción se cura, sin embargo el ardor agudo y dolor continúa.
  • Sensibilidad al tacto. Muchos enfermos ni siquiera pueden soportar la sensación de su ropa en la piel ya que están muy sensibles.
  • Picazón y entumecimiento en la piel. Aunque no es tan común, la neuralgia postherpética puede causar que sienta picazón o entumecimiento.

La neuralgia Postherpetica puede tener un efecto marcado en la manera que usted interactúa con sus amigos. Puesto que incluso el roce más leve puede enviar señales de dolor, es probable que evite el contacto físico con los demás. Cuando tiene neuralgia postherpética, se da cuenta por primera vez de lo mucho que usted y sus amigos se comunican a través del tacto.

Una persona que lidiaba con neuralgia postherpética dijo: “Parece que la gente tiende a tocarme en el brazo durante una conversación. He detenido a varias personas en el aire mientras trataban de tocarme porque simplemente no podría soportar más dolor”.

Si el escenario mencionado le suena familiar probablemente se ha preguntado, ¿por qué me pasó esto?

¿Qué Causa La Neuralgia Postherpética?

Cuando usted tiene varicela, tiene el virus hasta que muere. A medida que envejece, su sistema inmunológico, que le protegió en su juventud del virus eventualmente se debilita. O si ha consumido  ciertos medicamentos o recibido quimioterapia en el pasado, su sistema inmunológico se vuelve tan débil que el virus se reactiva, y esta vez se manifiesta como herpes zóster.

Las fibras nerviosas de la piel se dañan durante el brote de herpes. Debido a que están dañados, estas fibras no pueden enviar mensajes de vuelta a su cerebro como lo hacían normalmente. En su lugar los mensajes que envían se mezclan, confunden y exageran. Esto resulta en el dolor crónico que está experimentando.

El herpes zóster y la neuralgia postherpética pueden afectar a cualquiera. Sin embargo, si usted tiene más de 50 años de edad, si tuvo herpes severo, herpes en la cara o el torso o si ha tenido otras enfermedades que pueden complicar su herpes zóster, como la diabetes, usted corre un riesgo más alto de desarrollar neuralgia postherpética.

Cómo Podemos Ayudar

Vivir con neuralgia posherpética puede ser traumatizante. Cuando se le diagnostica por primera vez, espera que los síntomas desaparezcan. Pero como el dolor persiste durante meses, comienza a temer que el dolor nunca desaparecerá.

Entendemos el dolor y la frustración que siente. Sabemos que a pesar de que los síntomas visibles de herpes zóster han desaparecido, el dolor que queda detrás con la neuralgia postherpética es muy real, y afecta a todos los aspectos de su vida. Queremos ayudarle a volver a vivir la vida que tenía antes de esta enfermedad.

Hacemos esto tomando primero el tiempo de escucharle. Queremos escuchar lo que tiene que decir. ¿Cómo ha afectado el dolor su vida? ¿Hay algún desencadenante para ello? ¿Qué ha intentado para eliminar el dolor?

Una vez que tengamos respuestas a estas preguntas, podemos continuar con el proceso de crear un tratamiento especializado para el manejo del dolor. No le ofenderemos o a su  dolor tratando de ofrecerle un programa de control del dolor igual al de otros pacientes. Lo que diseñamos será único para satisfacer sus necesidades.

Entendemos que el proceso de controlar el dolor puede tomar algún tiempo. Queremos ayudarle a controlar su dolor tan pronto como sea posible. Para esa razón trabajaremos con usted para crear un programa a corto plazo diseñado para producir resultados.

Al mismo tiempo elaboramos un programa de manejo del dolor a largo plazo. El objetivo es ayudarle a mantener su dolor bajo control durante los próximos años. No importa cuánto tiempo tome, no vamos a decepcionarlo. Déjenos utilizar nuestros años de experiencia para ayudarle a volver a vivir la vida que merece.

 

Share with family and friends! Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Reddit0Share on StumbleUpon0