Dolor Crónico

  • Al sufrir de dolores crónicos usted entiende lo destructivo que este tipo de dolor puede ser en su vida. El dolor crónico es cruel. Toma los más simples y alegres momentos de su vida convirtiéndolos en una pesadilla. Ejercitarse, hacer deportes y disfrutar del tiempo con amigos, familiares y seres queridos, todo se convierte en cosas que trata de evitar.

La comunidad médica no siempre ha entendido lo que es el dolor crónico. Muchos médicos consideraban el dolor crónico como un síntoma de una dolencia subyacente. Su creencia era que una vez que la dolencia fuese tratada el dolor debería desaparecer. Por esa razón la comunicad medica ha enfocado su atención en tratar la condición subyacente ignorando el dolor crónico en sí.

Esto ha conducido a circunstancias desafortunadas donde no se identificaba lesión subyacente alguna, los médicos notificarían entonces a sus pacientes que todo estaba en su cabeza. ¿Ha tenido la experiencia en la que visita al médico para explicarle su dolor y este termina diciéndole que todo es producto de su imaginación? Si es así, usted entiende lo desmoralizante, humillante y desalentador que esto puede ser.

Afortunadamente la comunidad médica está comenzando a cambiar la forma en la que ven el dolor. Ellos ahora entienden lo que las personas afectadas por dolor crónico han intentado expresar por años, y que un sistema nervioso saludable no produce dolor. El dolor crónico es el problema principal y debe ser tratado como la principal patología.

Como Se Siente Experimentar Dolor Crónico

El dolor crónico es una experiencia muy única, individual y personal. El dolor crónico no es como otras condiciones médicas que pueden ser medidas como una laceración o infección. Una laceración puede ser visible e inspeccionada, y una infección puede ser detectada haciendo un recuento de glóbulos blancos. Sin embargo no hay ninguna prueba para medir los niveles del dolor crónico.

Y ese es otro problema. Dado que no hay forma de cuantificar el dolor crónico, los que lo sufren son juzgados como débiles o dramáticos. Pero usted y yo sabemos que nada esta más lejos de la realidad. Los que sufren dolor crónico poseen un sistema nervioso que está disparando señales de dolor consistentemente, por semanas, meses y en algunos casos años.

Los que sufren de dolor crónico con frecuencia dicen que su dolor los hace sentir como el hormigón. Se sienten pesados e imposible de mover. Con el tiempo, puede que usted aprenda a ocultar el dolor. En el exterior se verá feliz, pero en su interior sentirá como si hormigas de fuego estuviesen arrebatando sus articulaciones. Usted estará contado cada segundo para volver a casa,  arrastrarse a su cama y no tener que fingir ni una sonrisa más.

Una persona afectada por dolor crónico describió la experiencia de esta forma: “En un buen día soy capaz de participar en mis actividades diarias mientras soporto un nivel de dolor que haría que muchos no fuesen a la escuela o trabajar. En un mal día, estaría todo el día en la bañera para controlar el dolor y espasmos. En el peor de mis días, me encontraría en el hospital recibiendo medicamentos vía intravenosa. Es increíble lo bien que uno puede fingir sentirse bien en el mejor de los días.”

Los Dos Tipos de Dolos Crónico

El dolor crónico  puede ser dividido en dos categorías. Hay dolor crónico con una fuente identificable de dolor, y hay dolor crónico donde la fuente generadora de dolor no es identificada.

El dolor crónico que tiene una fuente generadora de dolor identificable incluye casos como la estenosis espinal, enfermedad degenerativa del disco o algún otro problema que se pueda diagnosticar. En muchos casos una vez que el problema subyacente es identificado y tratado el dolor disminuye. Sin embargo, es importante notar que no siempre este es el caso.

El dolor crónico con fuente generadora de dolor no identificable es un dolor que continua inclusive después de que el tejido afectado ha sido curado. En este caso el dolor crea una vía en el sistema nervioso del individuo. Como resultado, el sistema nervioso se convierte en el problema. Estará enviando señales de dolor incluso si el daño de tejido  se ha detenido. En situaciones como esta, el dolor es la enfermedad. No es el síntoma de la enfermedad. El dolor crónico es menos comprendido que el dolor agudo.

Como Podemos Ayudar

A través de los años hemos conocido a personas con diferentes estilos de vida que están lidiando con dolor crónico. Cada situación es única. Y por esa razón, el plan de tratamiento que diseñamos para los clientes se adapta a ellos.

Aunque tenemos años de experiencia en el tratamiento de personas con dolor crónico, nunca hemos tenido el privilegio de trabajar con usted. Lo primero que hacemos cuando usted se acerca a nuestra oficina es escucharlo. Con el fin de poder ayudarle, necesitamos escuchar sobre su experiencia con el dolor crónico.
Una vez que tenemos una idea de su situación, podemos comenzar a trabajar mano a mano para crear un programa que proporcionará un alivio del dolor tanto a largo como a corto plazo. El dolor crónico no debe definir quién es usted. Déjenos usar nuestros años de experiencia y entrenamiento para ayudarle a regresar a tener la calidad de vida que se merece.

Share with family and friends! Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Pin on Pinterest0Share on Reddit0Share on StumbleUpon0