Síndrome Facetario

  • Si usted está lidiando con  el síndrome  facetario, no está solo. Los trastornos de articulación facetaria representan gran parte de los recurrentes y dolorosos problemas de espalda y cuello que tienen los estadounidenses. El dolor presentado debido a esta condición puede ser debilitante. Puede afectar su calidad de vida y cambiar la forma en que se relaciona e interactúa con otros.

Queremos asegurarle que aunque hay millones de estadounidenses con esta condición, y aunque hay millones cuya  calidad de vida se ve afectada por este trastorno, existe una alternativa para vivir con el dolor.  Sabemos que usted siente dolor ahora, pero con técnicas de manejo del dolor, usted podrá regresar a tener una vida feliz, saludable y activa rápidamente.

Desafíos del Diagnostico de Síndrome Facetario

Uno de los mayores desafíos para personas con el síndrome facetario es conseguir un diagnostico preciso que les permita manejar su dolor. Es un desafío ya que esta condición puede producir síntomas similares a los producidos por una hernia discal, una fractura, musculo desgarrado o una infección espinal.

Síntomas del síndrome facetario

Dado que esta condición se puede presentar desde el cuello hasta la espalda baja, el lugar donde se presenta el dolor, su intensidad y síntomas secundarios pueden variar de persona a  persona. Los siguientes son algunos síntomas que podría estar presentando en este momento:

    • El dolor es más intenso en la mañana o al final del día, y cambia de intensidad con el clima.
    • Dolor en la espalda baja, glúteos, muslos y zona pélvica.
    • Dolor en el cuello que se extiende a los hombros, brazos y cabeza.
    • Fuertes dolores de cabeza que comienzan en a base del cráneo, se extienden a los ojos acompañado de zumbido en los oídos.
    • Escucha los huesos crujir al realizar movimientos.
    • Debilidad en brazos y piernas.
    • Incremento o descenso del dolor al ponerse de pie.
    • Incremento del dolor al estar sentado por largos periodos de tiempo, especialmente al manejar, el dolor empeora.

¿Reconoce algunos de estos síntomas? De ser así, es probable que el síndrome facetario este afectando su vida.

¿Porque Me Ocurre Esto A Mi?

Esta es una pregunta muy común que se hacen a sí mismos los que padecen esta condición, especialmente si el problema comenzó sin algún trauma o accidente que lo ocasionara.

Todos somos propensos a desarrollar el síndrome de facetario. El síndrome afecta las articulaciones que están entre las vertebras en la espalda, estas son llamadas articulaciones facetarías. Estas articulaciones están en movimiento contante. Son ellas las que le dan la flexibilidad para hacer cosas como caminar, correr, sentarse o girar.

Las vertebras se mueven unas sobre otras en un movimiento suave y deslizante gracias al cartílago. A medida que envejece ese cartílago puede gastarse. O podría desarrollar espolones óseos. Esto lleva a que haya fricción entre los huesos. El resultado de esto es sensibilidad, hinchazón, rigidez y dolor similar a la artritis.

En la mayoría de los casos, el síndrome facetario se desarrolla como un proceso natural del envejecimiento. Para otros, se desarrolla a raíz de algún accidente o uso abusivo de esta área durante la juventud.

En la medida en la que se va dañando, se inflama. En muchos casos la inflamación es temporal, pero para otros la inflamación es a largo plazo, conllevándolos a dolor crónico y discapacidad.

Algunos factores que conducen al síndrome facetario incluyen:

    • Obesidad
    • Práctica de deportes extremos o trabajo pesado
    • Antecedentes familiares
    • Accidentes
    • Trauma al levantar o girar con objetos pesados
    • Gota, artritis, infecciones espinales

Puede darle algún tipo de alivio saber por qué está sufriendo de síndrome facetario. Pero saber por qué sufre ese dolor no ayuda a eliminarlo, o los efectos secundarios que afectan su vida día a día.

¿Cómo es vivir con Síndrome facetario?

Para algunos el dolor causado por este síndrome es crónico. Afecta su movilidad, su capacidad para trabajar, y la forma como interactúa con amigos y familiares. Una persona afectada con esta condición  dijo: “Tengo dolor crónico, no estoy  fingiendo; no estoy tratando de aprovecharme del sistema para conseguir medicamentos prescritos, Tengo dolor y el dolor es real.”

Esta persona tenía un estilo de vida saludable. Era un instructor de gimnasio, no usaba drogas ni abusaba del alcohol. Pero tuvo un accidente de motocicleta que cambio su vida. La vida activa que tenía antes de sufrir el accidente desapareció. Perdió su empleo, sus relaciones interpersonales se vieron afectadas, todo esto lo llevo a caer en la depresión.

¿Es su historia con el síndrome facetario similar a esta? ¿El dolor constante ha ocasionado que usted pierda parte de lo que usted es?

Como Podemos Ayudar

Durante los últimos años, hemos tenido el privilegio de trabajar mano a mano con muchas personas que sufren esta afección. Cuando un cliente viene a nuestra clínica lo primero que hacemos es escucharlo.

Estamos profundamente interesados en escuchar sobre su dolor y como este ha afectado su vida. Queremos saber sobre los tratamientos que ha utilizado en el pasado, y queremos escuchar sobre sus esperanzas de un futuro sin dolor.

Una vez que tengamos una imagen clara de lo que usted está experimentando,  trabajaremos para elaborar un plan de tratamiento a largo y corto plazo. Nuestra meta es conseguir que usted vuelva a tener una vida plena y sin dolor.

Entendemos que el dolor que usted experimenta es único.  Por esa razón no comparamos su situación con otras,  no creamos soluciones únicas para todos. En lugar de eso creamos un programa diseñado para usted.

Cuando salga de nuestra clínica después de la consulta inicial, tendrá una buena idea de lo que nuestro plan puede hacer por usted, nuestras metas para usted en el futuro  y los pasos que estamos dispuestos a tomar para ayudarle a recuperar esa parte de usted que el síndrome facetario crónico le ha robado.